La procesionaria del pino es una oruga llamada así por su forma de desplazarse, siempre en grupos y fila india, como si de una procesión se tratase.

Bajan de los nidos y recorren el suelo en busca de un lugar donde enterrarse y completar su ciclo, convirtiéndose en mariposa.

En su fase de oruga están recubiertas por pelos urticantes que sueltan al sentirse en peligro, produciendo daños importantes al animal que entre en contacto con ellos. Los gatos son algo mas cautos, pero perros y niños, sumamente curiosos, tienen grandes posibilidades de tener un fatídico encontronazo con ellas

Si notas que tu perro saliva en exceso o se toca el morro con las patas de forma desesperada, debes saber que estás ante una urgencia y cada minuto es clave, ya que producen una inflamación en lengua y labios, e incluso en esófago y estómago si llegan a ingerirlas, pudiendo producirle la muerte.

Si tenemos posibilidad, deberemos lavarle la zona con agua templada, ya que el calor destruye la toxina, pero siempre sin frotar para no romper los pelos urticantes, y acudir a tu veterinario de forma inmediata!!