La malnutrición, principalmente por desconocimiento, impide el buen desarrollo del animal, y es la causa de un alto porcentaje de enfermedades, llegando incluso a provocarle la muerte. Las aves desconocen cuáles son sus necesidades nutricionales, pero sí son conscientes de lo que les gusta y lo que no. Por desgracia, la comida más apetitosa para nuestro loro casi siempre es la más desequilibrada.

En la clínica nos encontramos con frecuencia loros que son alimentados con una mezcla de mixtura que nos venden  en las tiendas de animales o supermercados, o incluso sólo con pipas y cacahuetes. Las dietas basadas en semillas (pipas de girasol, mijo, avena, maíz, etc.), aunque éstas estén suplementadas con vitaminas, no satisfacen las necesidades nutricionales del ave.  Son excesivamente ricas en grasa, pobres en proteína y deficientes en nutrientes esenciales como el calcio, las vitaminas y los aminoácidos. Si además no se conservan bien, pueden contaminarse con aflatoxinas, toxinas originadas por hongos que causan importantes problemas hepáticos en nuestro animal.

22029136 - hand feeding a sulphur crested cockatoo in australia Las aves que más frecuentemente nos encontramos en casa, según su tipo de dieta, se clasifican en granívoras (como periquitos y cacatúas), frugívoras (muchos de los guacamayos) y nectívoras (por ejemplo, los loris). Cada animal tiene unas necesidades  diferentes dependiendo de la especie, la edad, la época reproductiva… La dieta que aquí se expone es aplicable a la gran mayoría de psitácidas adultas para cubrir sus necesidades de mantenimiento.

En la Clínica Veterinaria Quetzal recomendamos una dieta compuesta de tres grupos básicos de alimentos:

  1. Pienso extrusionado de alta calidad. Es la base de su dieta y debe constituir al menos el 70% de la misma. Estos piensos están formulados para proporcionar una dieta completa y equilibrada y se comercializan diferentes marcas que tienen distintas presentaciones en cuanto a la forma y los colores, habiendo piensos para aves pequeñas,  como canarios,  hasta los grandes guacamayos. No todos los loros lo aceptan bien a no ser que se hayan acostumbrado desde pollitos, y si esto ocurre debemos hacer un gran esfuerzo para intentar cambiar su dieta. Como son animales muy inteligentes, no siempre es tarea fácil, pudiendo incluso resultar peligroso si no se realiza correctamente. Debido a esto, aconsejamos ponerse en contacto con nosotros para que le indiquemos cómo debe hacerse.
  2. Frutas y verduras crudas o hervidas.
  3. Legumbres crudas remojadas o cocidas.

Los frutos secos como las almendras, avellanas, pistachos, piñones… deben ser ocasionales y se pueden utilizar como premios o para ganarnos su confianza.

En las psitácidas hay que tener en cuenta que la alimentación no solo juega un papel nutritivo, sino también un rol psicológico muy importante. Por lo tanto, es tan interesante ofrecer una dieta variada como cuidar mucho la presentación de la misma.

Siempre tiene que disponer en todo momento de agua limpia y fresca.

Alimentos prohibidos: aguacate, cebolla, ajo, chocolate, bebidas alcohólicas, bebidas con cafeína (café y colas), patata cruda y hueso de frutas.

Dietas especiales para requerimientos nutricionales específicos:

– Los loros grises africanos necesitan un aporte adicional de calcio en sus dietas y las últimas investigaciones recomiendan una exposición a luz UV. Algunas dietas comerciales ya vienen con ese aporte extra de calcio, que además encontramos en verduras como las espinacas, brócoli…

– Los Loris son nectívoros y necesitan dietas especiales, no siendo válida para ellos la dieta que aquí explicamos.

– Los tucanes requieren dietas bajas en hierro.

– Aves granívoras como ninfas, periquitos y cacatúas sí que necesitan un aporte de semillas en su dieta, pero nunca siendo éstas la base de la misma.

 

Alguna duda? Contacta con nosotros!  Clínica veterinaria Quetzal (Eduardo Iglesias 20 bajo – Vigo) o Tlf. 986128882